Programa de gestión hidrica para productores ornamentales

Programa de gestión hidrica para productores ornamentales

Tenemos el agrado de presentarles el primer boletín del Programa de
Difusión Tecnológica en Gestión Hídrica para productores ornamentales.
Este programa está orientando a disminuir las brechas tecnológicas
en uso eficiente del agua de 16 beneficiarios atendidos (12 de la V
región, 2 de la región Metropolitana, 1 de la VII y 1 de la IX región).
El programa fue iniciado en un evento de lanzamiento el 21 de Octubre
del 2015 en Quillota y tendrá una duración de 14 meses. Su actividad
más relevante al día de hoy es la realización del diagnostico de las características
de riego y campo de los 16 Beneficiarios atendidos. El
proyecto es ejecutado por FUNDES y la Faculta de Agronomía e Ingeniería
Forestal de la PUC y apoyado por CORFO y Las Bandurrias.
El proyecto contempla la emisión bimensual de un boletín, con la finalidad
de difundir los avances de este programa así como información
pertinente para el sector de plantas ornamentales, particularmente en
el ámbito de riego y manejo del recurso hídrico.
Para planificar una producción de plantas ornamentales es vital conocer
la disponibilidad y calidad del agua que se usará en la producción.
La disponibilidad se refiere al flujo (m3/d) de agua factible de ser obtenido
desde la fuente de agua (agua superficial o agua subterránea) y
la calidad, a las características físico-químicas de ella.
Es importante que el flujo requerido por la operación sea menor al flujo
disponible o suministrado por la fuente, pues si no es así eso significará
una disminución constante del volumen de agua en ella. Es el caso
de muchos lugares en Chile, en especial en la zona central y norte,
donde se han agotado las fuentes de agua (zonas con estrés hídrico).
Una observación muy simple para saber si se está usando un flujo
adecuado de agua desde la fuente es observar el nivel de agua en el
pozo de succión. Si este disminuye de un año a otro quiere decir que
el flujo usado por la producción es más alto que el disponible. Para
medir el flujo de agua se pueden usar instrumentos llamados rotámetros
que se colocan en las tuberías por donde circula el agua.
Respecto a la calidad del agua, existe parámetros fácilmente medibles
en terreno que pueden orientar respecto a su grado de calidad. Por
ejemplo, se puede de manera simple medir el pH y la conductividad
eléctrica del agua, y con los valores de estos parámetros saber si el
agua que se está usando es de buena calidad para el riego de las
plantas. El rango de pH adecuado va desde 6,5 a 7,5 y de conductividad
valores menores a 0,7 (ds/m), aunque los valores óptimos dependen
de la especie cultivada.
El conocimiento de la disponibilidady la calidad
del agua permiten mejorar la productividad en el
vivero y hacer un uso más sustentable del
recurso hídrico.

 

Ver Programa

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *